organización, Psicología

Selectividad

Los alumnos de 2º Bachiller en unos días realizarán las pruebas de acceso a la universidad, la Selectividad. Desde AM Psicóloga os queremos dar unos consejos para que os enfrentéis a esta prueba en las condiciones psicológicas más óptimas.

Antes que nada, planifica el selectivo. Es importante saber en qué orden vas a tener los exámenes para que tu organización previa del estudio sea la más adecuada.

Tu cuerpo estará más activo, más ansioso, por ello es recomendable que practiques la respiración abdominal, te ayudará tanto en el estudio como durante los exámenes. Te estarás preguntando ¿cómo se hace?

  • Busca una posición cómoda y coloca tus manos en el abdomen.
  • Expulsa todo el aire de tus pulmones.
  • Realiza una respiración profunda, inspira llevando el aire hacia tu abdomen, como si quisieras empujar hacia arriba las manos posadas en él. Mantén unos instantes el aire en tus pulmones.
  • Cuando sientas la necesidad de expulsar el aire, hazlo relajando tu vientre.
  • Quédate un instante con los pulmones vacíos, sintiendo como te vas relajando, y en cuanto sientas el impulso de inspirar, hazlo profunda y lentamente, volviendo a llenas tus pulmones mientes tu abdomen sube.

Es el momento de prestar atención a esos pensamientos negativos que te aparecen por la mente, como, por ejemplo: “voy a suspender” “no he estudiado suficiente” “si no apruebo seré un fracasado”. ¿Cómo crees que te afectarán estos pensamientos? Efectivamente, te afectarán de una manera negativa, aumentando tu ansiedad. Para poder hacerles frente, es importante que te des cuenta de que los estás teniendo, así pues, cuando empieces a notarte nervioso sin motivo aparente, párate y piensa ¿Qué estaba pensando justo antes de empezar a ponerme nervioso? Detecta ese pensamiento y analízalo. ¿Qué pruebas tienes de qué vas a suspender? ¿En qué te basas para decir que no has estudiado suficiente? Realmente, si no apruebas ¿quiere decir que eres un fracasado? Y busca un pensamiento alternativo, “he estado estudiando durante todo el curso” “no sé si voy a suspender o voy a aprobar, pensar así lo único que hace es ponerme nervioso”.

Relacionado con los pensamientos, son muy importantes las autoverbalizaciones que te hagas antes, durante y después del examen. Estos son unos ejemplos, pero es importante que busques aquellos que a ti te funcionen mejor:

  • Antes del examen: “voy a hacer el examen” “lo voy a hacer bien”.
  • Durante: “si algo se me olvida, voy a relajarme” “me siento seguro”
  • Después: “he sido capaz de controlarme”

Ahora llega el momento de hacer el examen. Las estrategias que te recomiendo que sigas son:

  1. Relájate. Utiliza la respiración abdominal que hemos comentado más arriba.
  2. Escucha las instrucciones que te dan los examinadores.
  3. Revisa y lee todo el examen, si algo no te queda claro pregúntales.
  4. Planifica y estructura el tiempo.
  5. Haz unos pequeños esquemas, te ayudarán a organizar tus ideas.
  6. Responde primero lo fácil.
  7. Si hay enunciados difíciles, replantéalos en otros más sencillos.
  8. Si alguna pregunta te da problemas, descansa y respira antes de seguir.
  9. Repasa el examen antes de entregarlo.
  10. Al acabar, no te tortures. Felicítate por lo que has hecho bien y aprende de los errores.

Ante todo, mucho ánimo. Os quedan unas últimas semanas de esfuerzo para poder disfrutar de unas merecidas vacaciones. 

 

Silvia Andreu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *