Infanto-juvenil, Psicología

Retirada del pañal

Se acerca el buen tiempo y con él muchos padres aprovechan para retirar el pañal a sus hijos. ¿Es el momento adecuado? el momento adecuado varia de un niño a otro ya que depende de muchos factores, tanto físicos como psicológicos, pero si tu hijo tiene alrededor de los 2 años, ¡inténtalo! Es la edad media en la que los niños lo suelen conseguir, pero hay niños que tardan más y no por eso significa que tengan algún otro problema más importante.

No hemos de olvidar, que es muy importante que los padres os sintáis también preparados, ya que es una etapa que precisa de mucha paciencia por vuestra parte pues es un aprendizaje que suele ser lento.

¿Qué te hace pensar que tu hijo está preparado?

Alguna de las señales que pueden indicar que tu hijo está preparado son:

  • Obedece pequeñas órdenes.
  • Camina sólo.
  • Se sienta y mantiene en esa posición de 2 a 5 minutos.
  • Es capaz de subir y bajar sus pantalones.
  • Imita a los hermanos o a los padres cuando van al baño.
  • Hace pipí en más cantidad y en menor frecuencia.
  • Sus deposiciones son blandas y bien formadas.
  • Se mantiene seco por periodos de 3 a 4 horas (indica que los músculos de la vejiga se han desarrollado y son capaces de mantener la orina).
  • No muestra resistencia a aprender a usar el orinal.
  • Se muestra cooperativo, no lleva siempre la contraria ni dice “no” a todo.
  • Comprende la importancia de guardar las cosas en su lugar.
  • Tiene palabras para referirse a las evacuaciones y la orina.
  • Percibe cuando tiene que ir al baño y es capaz de decírtelo antes.

No tienes que esperar a que tu niño cumpla todos los requisitos de esta lista para empezar a enseñarle; lo más importante es que notes que, de manera general, tu niño se está volviendo independiente y comprende lo que significa ir al baño como los adultos.

¿Qué pautas vamos a seguir?

Antes de quitar el pañal:

  • Ve con él a comprar el orinal que le guste y al llegar a casa déjaselo para que juegue con él y se vaya familiarizando, que se siente (aunque sea con la ropa) y que vaya viendo que no pasa nada. Puede no querer el orinal, entonces probad con el adaptador para el baño. El niño elegirá el que le resulte más cómodo.

  • Aprovechad cuando los hermanos o los papas vais al baño para que os acompañe y os vean, los niños aprenden por imitación.
  • Comprad libros con dibujos sobre la retirada del pañal.

Una vez ya hemos quitado el pañal:

  • Una vez se retiran los pañales del día no ponerlos “nunca más”.

La excepción sería si una vez iniciado el proceso (primeros días) el niño padece una enfermedad que lo mantenga encamado o sufre una gastroenteritis.

Al principio, pondremos el pañal a la hora de la siesta y para la noche.

  • Debemos enseñarle a “escuchar” las señales de su cuerpo.

Si conocemos el ritmo de micciones y defecaciones de los niños, debemos aprovechar el momento para invitarles a sentarse en el inodoro.

Lo normal es invitarle al baño cada hora u hora y media (al principio puede ser con más frecuencia), sin generarles ansiedad o angustia. Puedes preguntarle, ¿tienes ganas de hacer pipi o caca? y  así llamar su atención, o también puedes emitir mensajes como «tenemos que ir al baño», «es hora de hacer caca».

Le acompañaremos al baño, le ayudaremos a quitarse la ropa y esperaremos unos 10 minutos.

  • Hay que establecer una rutina para ir al baño.

Nada más levantarse, cuando llega del colegio, después de las comidas, antes de salir de casa y antes de acostarse (intentad que no beban mucho líquido durante las horas previas a acostarse).

  • Si cuando se sienta logre hacer algo, hay que felicitarle.

Es muy importante reforzar los pequeños logros que vayamos obteniendo. “Ya eres un niño grande”, darle un abrazo…

Para estimularlos podemos utilizar una economía de fichas (técnica utilizada para reforzar conductas que queremos implantar): poned un mural en el baño con los días de la semana, cada vez que lo consiga pondrá una pegatina. Se le dirá al niño que cuando consiga un número determinado de pegatinas, por ejemplo 7, lo podrá cambiar por un premio (una chuche, cuentos…). Aquí puedes encontrar un ejemplo Retirada del pañal

Al principio avisará y no le dará tiempo a llegar, pero de la misma forma hay que felicitar por el intento.

  • Debemos estar atentos a las señales de los niños (bailoteo, tocarse el pantalón, quedarse quieto…) para llevarles al baño.
  • Cuando haya transcurrido una semana aproximadamente sin que se haga pis encima durante el día, ya se puede quitar el pañal durante la noche (es probable que los primeros días se levanten mojados, en ese caso, podemos levantarlos justo antes de acostarnos para que vuelvan a hacer pis).

Lo que los padres NO DEBEMOS hacer

  • No hay que regañarles cuando haya escapes ni castigarles.
  • No hay que darle más importancia de la que tiene.
  • No debemos compararles con los demás niños o con los hermanos.
  • No se debe ridiculizar a los niños.
  • No hay que tener prisa (presionarle nos llevará a la frustración del niño).

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *